A CUMPLIR RESPONSABILIDADES

A CUMPLIR RESPONSABILIDADES

En poco tiempo comenzará un nuevo ciclo escolar que mostrará diferencias con respecto al anterior y de acuerdo a las medidas que se están tomando en relación al control de la pandemia y a los protocolos de actuación que se están preparando a este fin, la orientación general indica que se priorizará la actividad presencial, dejando la alternativa telemática para casos muy puntuales.

   En este esquema es prioritario llevar adelante un intenso ritmo de vacunación en los alumnos, principalmente. Esto permitirá, como mínimo bajar intensidad de la enfermedad en aquellos que puedan ser contagiados. Este dato está sobradamente demostrado casuísticamente.

   La inmunidad de rebaño, o el mayor porcentaje posible de vacunados, disminuye dramáticamente la capacidad de contagio y como consecuencia inmediata aleja la posibilidad de nuevas mutaciones o cepas, lo que asegura la efectividad de las vacunas aplicadas.

   En el ciclo pasado ha quedado ampliamente demostrado el positivo resultado del protocolo anti Covid, planificado y ejecutado por integrantes de la comunidad educativa.

Es esperable que con más experiencia, tiempo y recursos, este ciclo sea por lo menos de igual resultado.

   Como padres, toca un rol fundamental en este tiempo previo.

Vacunar y vacunarse con las dosis necesarias para completar el plan de inmunización, a la brevedad posible.

   Como educadores, toca un rol fundamental en este tiempo previo.

Vacunar y vacunarse con las dosis necesarias para completar el plan de inmunización, a la brevedad posible.

  

   Incumplir esta fundamental responsabilidad personal y comunitaria, deja en evidencia un alto grado de irresponsabilidad hacia nuestros hijos y hacia el núcleo social del que formamos parte.

Cualquier argumento que pretenda justificar dicho incumplimiento se estrella contra la contundente prueba de las frías estadísticas, respecto a las consecuencias gravísimas, no solo para quien incumple, pues toda la sociedad queda expuesta a la pandemia.

La ciencia en el mundo da sus directivas y deben cumplirse más allá de opiniones personales con más fundamentos emocionales o de masa, que de ciencia y/o sentido común.